Jesús Escamilla diseñó la escenografía de “El Final del Arcoíris”

Presenta un concepto al diseño original de Broadway

  • A pesar del tamaño del escenario del Foro Shakespeare, el diseño está bien pensado, elegante y con buen gusto
  • Menciona que muchos escenógrafos anteponen sus nombres al beneficio que requieren las obras

Uno de los grandes atractivo con los que cuenta el reestreno en la Ciudad de México del drama musical “El Final del Arcoíris” es su escenografía, la cual nos traslada al Talk of the Town en Londres, lugar en el que Garland llega en 1969 en compañía de su nuevo novio Mickey Deans y de su pianista y amigo Anthony, para ofrecer una serie de conciertos pensados primero, para obtener recursos monetarios y seguidos de un intento por rescatar la imagen de la Garland.

Por cuestiones de espacio dentro del foro principal del Foro Shakespeare, el diseño de la escenografía original de esta producción en México, realizada por Alis Ortega para ReCrea Teatro, que se escenificará en dicho inmueble todos los jueves hasta el 24 de marzo, tuvo que modificarse cuidando, en todo momento, que conservara la esencia del proyecto, además del tono elegante y con buen que ha caracterizado por décadas al inmueble británico.

Para llevar a cabo esta misión, Alis Ortega y la directora Rosa Alicia Delain recurrieron al talento creativo de Jesús Escamilla, un joven pero experto diseñador de escenografías, además de dramaturgo, actor, director y productor, quien cumplió al pie de la letra la misión entregada, logrando transformar al teatro, ubicado en la colonia Condesa de esta capital, en una suite de lujo y al mismo tiempo escenario del legendario The Talk of the Town.

“Quería que la escenografía se viera pensada, elegante y de buen gusto; nada ostentoso, porque para hacer algo así se requiere de una gran inversión, la cual no se tiene.  Lo único que recibí fue un plano del foro y sabía que las butacas están muy inclinadas, en donde el 50 por ciento de la visión del espectador está hacía el piso.

“Entonces empecé justo por el piso y fui subiendo poco a poco. La misión es que tenía que recrear 2 lugares en el mismo espacio”, dijo Jesús Escamilla, productor y actor de la obra “1939, Lo que el viento no se llevó”, musical de época para teatro-cabaret que fue protagonizado también por Alejandra Desiderio.

El principal reto al que se enfrentó el diseñador de la escenografía de “El Final del Arcoíris” fue el espacio del teatro, lugar que por su tamaño le ha impedido guardar los elementos de los que consta la misma. “No tenemos piernas, ni salidas a los costados, por lo que tenía que invadir visualmente todo el escenario para que no quedaran huecos, al mismo tiempo que no podía hacer cosas grandes.

“Tenía que diseñar algo que no cambiara el trazo que ya estaba hecho y el tiempo de realización.   Obvio, el día del primer montaje, el reto fue ajustar todo porque el plano si era correcto, pero el foro tiene muchas cosas que reducen el área”, agregó Escamilla, también dramaturgo de “Como yo te amé”, musical de rockola que cuenta en su totalidad con temas de Armando Manzanero. Otro elemento base en la creación del diseño de escenografía de “El Final del Arcoíris” son los focos, mismos que en los conciertos de Judy Garland eran muy recurrentes y hoy día siguen siendo un sinónimo de glamour en el mundo del espectáculo, “por lo que fue el único elemento que usamos para recrear Talk of the town. Al empezar a colocarlos en el diseño, la estructura de los focos me dio las paredes de la habitación; además de que nos ayudó también el diseño del piso, que se hizo especial para la obra, en el que la apariencia de mármol le da el toque de máxima elegancia al hotel”.

Al hablar sobre el trabajo de los escenógrafos teatrales mexicanos Jesús Escamilla, quien ha trabajado en producciones realizadas en lugares como Dubái, Lisboa, Seúl y Yakarta, entre otros, mencionó que aunque los trabajos de sus colegas son buenos, muchas veces se dejan traicionar por su deseo de destacar que por defender las necesidades que los libretos requieren.

“He visto diseños de calidad mundial, concebidos para obras mexicanas, pero creo que hay muy pocos escenógrafos que ponen su talento en función de la historia. Es obvio que quieren mostrar sus capacidades con grandes escenografías, que a veces no son necesarias. Además, para grandes escenografías se necesitan grandes teatros y son pocos los inmuebles que tienen las facilidades técnicas para este tipo de montajes.

“Los diseñadores a veces se olvidan que hay espacios pequeños que también requieren escenografías funcionales y creativas; pero los precios que quieren cobrar son elevados, sin contar la construcción de las mismas.  Finalmente, termina el director o el productor pidiendo a un carpintero su idea, que escribieron en una servilleta y el carpintero se convierte en el escenógrafo haciendo que la propuesta visual pase de noche”, aseguró.

A la par del trabajo creativo que hizo para “El Final del Arcoíris”, Jesús Escamilla trabaja en otros proyectos escénicos, como la comedia “Café Amor”, con Rosita Pelayo, Ginny Hoffman, Alex Peniche y Rosana San Juan; además de “En el último piso”, proyecto para el Foro de la Diversidad y el estreno, el 10 de marzo, del programa de televisión “Salón de ensayo”, a transmitirse por KW TV, que tratará únicamente de lo que sucede en el teatro, mostrando todas las áreas que intervienen en un montaje de gran o pequeño formato.

El musical de Broadway EL FINAL DEL ARCOÍRIS, producción de Re-Crea Teatro se escenifica los JUEVES del 3 al 24 de marzo, con funciones a las 20:30 horas en el Foro Shakespeare, ubicado en Zamora 7, Colonia Condesa, Ciudad de México; muy cerca del Metro Chapultepec. Localidades: 350 pesos. Descuento a estudiantes, maestros e INAPAM; Boletos en taquilla y en el sistema Ticketmaster: 5325 9000.

Compartir
Share

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share