León Larregui, líder de la Banda ZOÉ en entrevista para VE

Por: Julio César Barragán

En una tarde que el destino me llevo a encontrarme  con un rockstar previa a una entrevista pactada el ambiente de la cita , en un hotel famoso de la Ciudad de México donde se hospedan los antiguos y nuevas estrellas , me siento en un sillón donde bebo café a la espera a que baje de su habitación , al cual baja a los cuatro minutos, puntual a la cita , veo a lo lejos una silueta delgada, alta , con una barba desalineada así como el cabello, típico de las estrellas de rock al cual levanto la mano para que me ubique y me dice a lo lejos ¡Tú eres Julio!? (Sí, era el mismo León Larregui, vocalista de la banda más prestigiosa y líder de “Zoé”) al darnos un apretón de manos y un abrazo, pensé y dije en mi mente !que buen tipo tan sencillo!

Jc- Gracias por la entrevista León! Antes de irnos con las preguntas formarles, ¿practicas algún deporte?

 

L-Fíjate julio que me gusta caminar, de niño me gustaba el futbol, ahora me gusta caminar y pensar y últimamente lo hago; en especial para concentrarme en mi música, pero mi deporte es la música.

 

Rock alternativo, psicodélico, indie e incluso el llamado rock espacial con todos estos adjetivos ha sido definida la banda mexicana, formada en Cuernavaca y conformada, además de Larregui, por el guitarrista Sergio Acosta, el tecladista Jesús Báez, el bajista Ángel Mosqueda y el batería Rodrigo Guardiola. Y mi pregunta es

 

JC ¿Eres la cabeza estelar de Zoé?

 

  1. No. Cada uno es bueno en una cosa. Ángel es el director musical. Sergio es el que lleva la producción. Yo escribo. Yo soy el loco creativo. Ellos me ayudan a mantenerme en lo terrenal, en la ciudad y en la calle.
  2. Bro, ¿Por qué se llaman Zoé?
  3. En México casi todos los grupos de los años noventa tenían nombres larguísimos. Nosotros éramos fans del Britt Pop, de Oasis, de The Verbe, de Blur. Y queríamos hacer algo más parecido a eso. Por eso aprovechamos que la hermana de la novia de Sergio se llamaba Zoé. Luego nos enteramos de que en griego antiguo significa: vida. Y dijimos: qué chido (qué bueno).

 

 

JC ¿Recuerdas cómo fueron tus primeros años en la música?

 

L En 1997 firmamos con la disquera Emy y estábamos muy ilusionados. Pero dos años después sin haber sacado ningún disco nos dieron carta de retiro. Fue la depresión más grande de mi vida. Tenía 23 o 24 años y pensé en tirar la toalla.

Jc.- ¿Cómo definirías tu nuevo disco?

L- Con la mirada ojerosa que lo caracteriza y una sonrisa evocativa en el rostro, comenzó la historia: “Todo surgió porque mi chica se embarazó, entonces dejé de trabajar para estar con ella durante todo el embarazo (no me quería perder nada). De pronto, me di cuenta de que comencé a componer canciones que eran muy personales. Cuando llevaba dos o tres, hablé con Zoé y les dije ‘mejor aprovecho ahora que me están saliendo estas rolas para sacar mi disco nuevo de solista’. Fue ahí que me clavé de lleno, obviamente con las porras de mi chica que fue, en gran parte, la que me aventó a hacerlo”, “Voluma es un disco en donde hay canciones de amor y también canciones que tienen que ver con mi historia y todo el rollo de ser padre. O sea, no hay ninguna canción que hable específicamente de ‘ah, mi bebé y soy papá’, pero sí se puede escuchar en las letras las reflexiones de lo que está pasando con mi corazón…  Es un disco que está abierto para la interpretación de quien lo escucha, un material muy personal, reflexivo y profundo”.

Jc. Alguna vez has definido Zoé como Rock espacial.

L- ¿Qué? ¿Yo he dicho eso?

Jc. Sí, en una entrevista hace años lo dijiste!

L- Pues ahorita no lo diría. Me parece muy adolescente, la verdad. Es un rock más espiritual que espacial.

Sin embargo, artísticamente hablando este tema otorga también mucha inspiración, hace un año tras el nacimiento de su hijo, decidió plasmar ésta y otras anécdotas en su segundo disco como solista Voluma, una experiencia muy personal y única la cual sintió que tenía que hacer en solitario y no con la banda.

León se fue nuevamente a Francia a grabar este disco junto a Adan Jodorowsky, quien repite como productor, y con ese pretexto nos reunimos con él para platicar acerca del proceso de creación de este disco, de su opinión sobre la situación actual en la que vive nuestro país, el narcotráfico, Donald Trump, de cómo se sintió cuando Damon Albarn de Blur le dijo que no le gustaba su música, y de la película que quiere hacer próximamente.

Al igual que en Solstis, León repitió la experiencia de grabar en París, eligiendo al músico y actor Adanowsky como el productor de este nuevo imaginario musical.  “Creo que mi primer disco es un trabajo cuyo resultado me pareció maravilloso. En Solstis yo conocía poco a Adanowsky y al final nos hicimos muy amigos. Para mí, trabajar de nuevo con el mismo equipo es una forma de continuar el crecimiento profesional juntos y de crecer también la amistad, ¿no?”, expresó el artista.

 

Si bien las grabaciones son un proceso que lleva mucho tiempo y energía, es imposible pensar que ahí termina la aventura.  Lo más emocionante sucede al pisar los escenarios y exponerse a la retroalimentación del otro y a su energía. Con respecto a los planes en el camino de Voluma, León comenta: En septiembre entro al estudio a dibujar el nuevo disco de Zoé que saldrá el siguiente año, y pues hasta ahí me dura el veinte (risas)”.

En medio de humo de cigarrillo y otras charlas que de pronto se mezclan en la nuestra, la curiosidad de saber más sobre el disco no termina por saciarse, por lo que nos adentramos más en el proceso creativo. “Desde el inicio teníamos la expectativa de hacer algo diferente, pensamos ‘no vamos a hacer el  Solstis número dos’. Voluma es un disco donde nos pusimos a experimentar mucho más con instrumentos. En cuestión de sonido, siento que es realmente algo muy fresco cómo se escucha en ‘Locos’ [primer sencillo], aunque también tiene su toque retro, su toque de José José y Serge Gainsbourg que son cosas que traigo en el alma. Incluso hay canciones que son rarísimas, espero que la gente le agarre la onda”, nos comenta pensativo.

 

Al grabar un disco, de todas las canciones siempre hay algunas que se guardan con mayor aprecio. A ciegas (al menos hasta que el material vea la luz en unas semanas), el cual le pedí a León que intentara elegir tres que lo identificaran emocionalmente con el proceso actual de su vida. Con una risa espontánea, me comenta: “Pues… ¡no es ‘Locos’! … ‘Visitantes’, ‘Visiones’ y  ‘Tremantra’, esas tres son muy representativas, además de que son las que tuve primero y definieron para dónde iba el disco”.

Para el show en vivo también hay planes y, emocionado, él me cuenta: “Tengo ganas de que sea algo relacionado con el nuevo disco, en cuestión de visuales y de arte, incluso hasta estoy pensando en el vestuario. Por ejemplo, en el video de “Locos”, hay un telón azul que mandé a hacer que me voy a llevar a la gira. Va a tener todo un concepto visual y de diseño de luces”.

El tiempo se agota, y a propósito del video de “Locos”, no quise despedirme sin antes preguntar acerca de su faceta como videasta (dirigiendo, editando y encargándose del arte, no sólo de sus videos, sino de otras bandas emergentes como Reyno): “El cine me parece el arte más complejo en donde puedes hacer una composición maravillosa fotográficamente, los colores, la actuación, el vestuario, el diseño de arte, la música; es un lugar de fantasía donde todas las artes se conjugan en una misma disciplina. Me vuelve loco, de ahí que los videoclips que he dirigido los vea como ejercicios cinematográficos, una oportunidad de practicar y aprender ese lenguaje”.

 

Agradecidos nos levantamos de la mesa mientras nos despedimos con un abrazo… las charlas abren puertas y tejen vínculos, descubren a la persona que se esconde detrás del prejuicio. León Larregui ha sido un personaje tantas veces estereotipado que al final del día es grato reconocer en sus palabras no solo a uno de las figuras más representativas del rock nacional, sino al soñador, al padre, al músico… Valdrá la pena escuchar Voluma para entender mejor a ese León que se trasluce en sus canciones.

Jc. Qué significa para ti el nombre de Bunbury

 

L-Bunbury es un Dios. No puedo creer que él, que era mi héroe, haya cantado al lado mío. Un gran personaje, un tipazo”.

Jc-¿También los influenció el rock hispano?

L-Sí. En los ochenta surgió un boom en rock en español. Escuchábamos Hombres G, los argentinos Soda estéreo, los mexicanos Caifanes. Y Nacha Pop que era uno de mis grupos favoritos. En esa época compartíamos el cassette, grabábamos canciones de la tele, de cualquier manera. Estábamos fascinados: ¿Qué onda? Tengo un tema increíble, te lo voy a grabar.

Jc ¿Cada descubrimiento era único?

 

L-Sí. ! A huevo! Así compartíamos la música, nada de enviar emails con 40 temas. A finales de los ochenta grabé una canción de Charlatans UK que me dejó completamente afectado. No podía creerlo. Estaba: “Qué pedo, esto es lo máximo”. Agarré mi carro y fui a Tepoztlán, a casa de Sergio Acosta (el guitarrista) y la replicamos mil veces. Se me iluminó la cabeza. Y lo más bonito de todo es que unos 15 años después, Tim Burgess el cantante de Charlatans, cantó en una canción de Zoé corazón atómico.

JC ¿Oye bro Que hubiera sido de León si hubiera dejado la música?

 

  1. Yo hacía animación por computadora y me iba bastante bien. Me hubiera clavado de lleno a eso.

 

  1. Es cierto que estuvimos a punto de dejarlo varias veces, pero algún amigo nos dejó lana y nos pusimos a grabar en un estudio. Nos costó mucho trabajo. Zoé era lo más importante de nuestra vida, pero no nos daba para comer. Y yo decía: Por favor, dadme chance, un disco más, solamente un disco más. Y bueno, ocurrió.

Jc-¿cómo te fuiste abriendo camino en España bro?

L-Aunque las disqueras no nos apoyaron, hicimos alianzas con muchas bandas españolas como Los Héroes del Silencio, Dorian o Vetusta Morla. Bunbury fue nuestra primera alianza. Él nos llamó en 2006. (Imita el español): “He escuchado su disco en mi furgoneta, me gusta mucho. Quiero que los chicos vengan a verme”. Y fuimos a verle a Ciudad Juárez y allí empezó nuestra amistad. Luego cantó con nosotros en el tema Nada y hasta nos fuimos juntos de gira.

JC ¿Qué es lo mejor de ser músico?

  1. Es el mejor trabajo del mundo. Cuando a alguien le da flojera ensayar se lo recordamos. Imagínate dedicarte solo a expresarte artísticamente. ¿Puedes imaginarte algo mejor? ¿Qué más puedes pedir cabrón?

 

Jc. Un amigo tuyo, Adanowsky, diría que lo mejor de ser músico es…

L-¡Las mujeres! Si, qué tipazo Adan. Y es cierto, también este mundo te da esas cosas mundanas (se ríe). Pero es lo más vulgar.

 

JC ¿Y la parte más negativa?

 

  1. Estar lejos de casa. A veces pienso: Cómo me gustaría no moverme de casa, estar con mis amigos y mi familia, llevando una vida normal, sin tener que viajar todo el tiempo. También puede llegar a ser peligrosa la libertad que te da el mundo de la música. Puede convertirse en libertinaje destructivo.

 

JC ¿En qué sentido: Las mujeres, la droga, el alcohol?

 

L- Vives fueras de las reglas. Tu vida es una vacación. En este mundo hay peligros: Drogas, mujeres, alcohol. Todo eso te puede corromper.

 

Jc-Agradezco el que hayas bajado a darnos esta entrevista tan exclusiva para nuestra revista Voces Escritas.  Gracias bro!, quieres agregar algo?

 

L-Gracias a los lectores de esta revista tan chida Voces Escritas les mando un saludo con mucho power! Como dice aquí mi amigo Julio César y sigan haciendo ejercicio y si es la música que ¡chingón, un abrazo!

Compartir
Share

También te puede gustar

Un pensamiento sobre “León Larregui, líder de la Banda ZOÉ en entrevista para VE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share