CUENTOS, CARTAS Y POEMAS DE KAREN G.

Me enamoré…

Por: Karen G.

Sí, en algún momento me enamoré de lo inalcanzable; de algo, o más bien alguien,  a quien yo veía casi  perfecto…
Un ser sublime, alocado, y tal vez muy poco coherente en su forma de ser, de ver la vida…
Me enamoré de su locura; de su sencillez en su arreglo personal; de su voz y la manera en que se esforzaba para hacerme reír; sí, me hacía reír. El contaba muchas  historias extrañas, y un tanto fantásticas, a veces hasta un poco inciertas pero eso me cautivaba, me excitaba, me trasportaba y sobre todo por qué sus historias no tenían final, es decir me llevaba hacia un sueño y ese nunca terminaba.

Soñé con sus besos, con sus caricias, con su cuerpo y con su imaginación que era casi inalcanzable… Sí, lo recuerdo bien: él era casi perfecto, tan perfecto que me enamoré. En mis sueños locos, ahí fui capaz de  gritarle ¡te amo!, ¡te amo! Pero solo ahí en mis sueños, no sé, tal vez me faltaba valor…

Él era mi infierno. Un infierno o mi cielo, no lo sé. Pues parecía un demonio, al verlo a la cara, pero luego al probar sus besos, con esa forma rara de amar, me hacia volar y pensar que estaba en las nubes.

Un amor tan extraño, unos completos desconocidos que se amaban sin límite… un amor que comenzó como un sueño y que aun no terminaba. Fueron tantas noches de historias, tanteas noches de pasión que los cuerpos terminaban agotados, y sus almas fundidas en una sola.

El era mío y yo era suya…
Sí, me enamoré de él y fui capaz de amar algo tan sublime, casi irreal…
El es perfecto… Perfecto para perderme y volver a enamorarme de sus ganas de vivir, de reír y llorar…

 

Compartir
Share

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share