“Mario y el Box” Un historia de vida y superación

Texto y fotos: Miguel Rodríguez

“Cuando eres niño tienes ilusiones, fantasías y sueños; tu inocencia  de niño solo te hace pensar en el juego y en el amor de tus padres. Cuando eres joven sigues soñando per te das cuenta de que para llegar a tus mentas tienes que esforzarte y dependes de lo bueno o malo que hagas. De tus decisiones. Sin embargo la vida te golpea y te golpea como si quisiera cobrarte algo”.

Mario es un joven de 28 años que vive en el Estado de México. Hace 9 años Mario sufrió una agresión mientras se encontraba trabajando, sin motivo y sin razón unos sujetos gritaron su nombre, y dispararon contra él en repetidas ocasiones; las balas golpeaban su cuerpo, pero el ímpetu de saber quien lo agredía le hacía levantarse -grave error- pues eso origino que le dispararan nuevamente.

Así, con el cuerpo ensangrentado por las balas fue llevado al hospital casi muerto. Tras varias operaciones, para salvarlo los doctores lograron estabilizarlo y resarcir los daños en su cuerpo, y devolviéndolo a la vida. Tras quince días en terapia intensiva Mario abrió los ojos, y volvió en si, aun con los efectos de la anestesia y un tanto en shock, Mario no podía recordar porque estaba en ese lugar. El médico de turno habló con  él y lo calmo.

Tras unos minutos de pánico, el doctor le explicó de forma rápido lo que había pasado, y le reiteraba que esa bien y que se recuperaría, lo que hizo que Mario se calmara. Los familiares de Mario subieron a verlo y le explicaron un poco lo que había sucedido y porque estaba en el hospital, ya que él no recordaba mucho.

Hoy a nueve años de ese suceso Mario se ha acercado a la Academia de Box “Huesca”.  Mario Nos cuenta,  “un día estaba con algunos compañeros del trabajo y conversando con ellos decidimos asistir a clases de box. Yo ya tenía algún referente del box ya que un amigo mío es peleador amateur, y bueno siempre conversábamos acerca de este deporte. Ese día que decidimos venir a tomar clase llegamos a la academia Huesca y nos presentamos, le dijimos  a los encargados que queríamos entrenar. Ellos nos recibieron bien y nos dieron las indicaciones los horarios y el costo.

Entonces, nos pasaron y nos dieron una clase muestra de lo que podíamos realizar en cuestión de ejercicio y técnica.  De ahí entonces mis compañeros y amigos ya no regresaron y yo llegue puntual a las 7 de la mañana del otro día.  Me presente con Rafa: Rafa es un joven boxeador y entrenador, pero sobre todo es una buena persona, junto con Max, quienes son los encargados del turno de la mañana para box.

El segundo día me recibieron muy amables y me preguntaron –te gusto el entrenamiento o sientes que está muy pesado. Yo conteste –no, me parece bien pero tengo que contarte algo- le dije a Rafa. –sí, dime- contesto. “Sabes yo tuve un problema hace algunos años…  y le conté mi historia…”

Mario nos platica del porqué decidió entrenar Box

Cuando yo era más joven, o adolescente, me gustaba o me gusta el futbol. Como mi deporte favorito, siempre estaba jugando y era una de mis pasiones.  Sin embargo es muy difícil destacar en el futbol, porque dependes de tu equipo o de cuánto dinero inviertas en tu entrenamiento.

Sin embargo después de lo que me paso pues me siento bien físicamente y el buen recibimiento que me dieron en “Academia de Box Huesca”, me dio mucha seguridad y motivación para dedicarme al Box. Ahora te puedo decir que este deporte es algo que me está apasionando y me ilusiona. Y aunque sé que estoy limitado por mi edad y por mi afectación en la clavícula, tengo la ilusión de pelear en nivel amateur.

¿Qué paso con tu clavícula?  “bueno una de las balas pego en el hombro y despedazo parte del hueso, y este no sano como debía. Cuando yo llegue al hospital llegue con varios disparos en mi estomago y uno de mis pulmones colapsado. Además de la fractura en el hombro, por una bala. Los medico se centraron en, obvio, salvarme la vida y atender primero los órganos vitales. Por lo que la operación del hombro no era urgente, aunque si la atendieron, bueno el chiste es que mi hombro quedo fracturado y la férula que me colocar se movió y el hueso no sano correctamente. Lo que origino que mi brazo este un poco chueco y además perdí un poco de sensibilidad ya que se rompieron tendones.

Mario nos cuenta de cómo estuvo cerca de la muerte y cómo piensa después de ese suceso trágico.

Pues mira, “yo nunca estuve consciente de que estuve cerca de la muerte. Lo que pasa es que no recuerdo con exactitud lo sucedido ese día, y además estuve en terapia intensiva, y sedado durante 15 días. Entonces cuando despierto y me veo en la cama del hospital el doctor, me habla y me calma, me dice –tranquilo estas bien tuviste un accidente pero estas bien ya estas recuperándote, le voy halar a tus familiares para que pasen a verte.

Hoy te puedo decir que lo único a lo que le tengo miedo es  a la muerte. Porque yo no fui consciente de lo que me paso hasta que un día una enfermera me regaño porque estaba de fastidioso, ese día me dijo, mira Mario: tu estuviste muy mal a punto de morir, tus órganos no respondían, te voy a decir algo tienes un corazón muy grande porque eso fue lo único que te mantuvo vivo, tus pulmones, no respondían, tu riñones tu hígado, y así si no era una cosa era otra pero tu prácticamente estabas muerto. Tu corazón era el que no se dejaba y era el que te mantenía vivo.

Fue ahí cuando a mí, me cae la onda de lo que me paso, y desde entonces soy una persona diferente, más consciente, pero también, con pocas ilusiones o planes. Ya no hay algo que me apasione tanto. Creo ahora vivo en el presente, ya no tanto en el futuro, ya no planeo mucho y tengo pocas expectativas.

Pero ahora que descubrí, que puedo practicar “Box”, como que tengo una nueva ilusión. No te voy a decir que para llegar a profesional. Pero si te diré que me entusiasma poder subirme al ring y pelear, al menos a nivel amateur.  Es box es algo que está alimentando mi “Ser”, además  le está devolviendo un poco de esa hambre de triunfo, que te puedo decir ya no tengo. Y ya no ambiciono.

Yo soy una persona creyente, y te puedo decir que en  algún tiempo si sentía recelo por la vida y por lo que me ha pasado en toda mi vida. Sin embargo en los últimos años y ya después de que me recupere al cien por ciento, como que encontré  la Paz, puede enfrentar mis problemas y cerrar cirulos, pensado positivamente y  perdonando a quien tenía que perdonar. Ahora me encuentro en paz y agradecido con la vida y agradecido con Dios. Ya no tengo recelo con nada ni con nadie. Y mi único objetivo es vivir… vivir…

Compartir
Share

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share