5 MITOS DEL ENTRENAMIENTO CON PESAS PARA MUJERES.

Por: NORMA ANYELIN ORTIZ

 En esta ocasión me encargaré de dar a conocer algunos mitos que giran en torno al entrenamiento con pesas para las mujeres, sobre todo para que cuando las  chicas vayan al gimnasio, tengan las herramientas necesarias y disipen sus dudas acerca  del entrenamiento con pesas y así puedan ejercitarse con plena confianza.

Es interesante por no decir “molesto”, lo que ocurre cada vez que una chica llega a un gimnasio, y no me refiero a la cara que ponen los varones cuando ven a una mujer guapa llegar sola al gimnasio, sino porque, en muchas ocasiones el entrenamiento con pesas para mujeres es mal visto en algunos lugares, no solo por parte de los hombres, sino también por otras mujeres, que piensan que al ejercitarse con mancuernas o pesas en pocas semanas tendrán brazos y espalda musculosa, -jajaja- eso no sucederá eso es un mito.

Por Dios, a quién se le ocurre semejante cosa.  Bueno, en realidad no hay que echarle toda la culpa a ellas, también contribuyen en gran parte los instructores poco preparados que laboran en el gimnasio, que de teoría del entrenamiento saben lo mismo que yo del idioma alemán, -jeje- pues sus únicas fuentes de información son  tutoriales de youtube o la última edición de una revista de fisicoculturismo,  Cruel, decepcionante, y motivo por el cual se crean los mitos…

MITO 1 – Las mujeres sólo pueden hacer ejercicio cardiovascular  y si deciden entrenar con pesas, debe ser muy ligero:

En primer lugar, si sólo haces cardio entonces los músculos y la grasa se quemaran como combustible. Uno tiene que hacer pesas con el fin de que el músculo se mantenga y así evitar cualquier pérdida de tejido muscular. En cuanto al levantamiento de pesos muy ligeros, esto es sólo una tontería más, los músculos responden a la resistencia y si la resistencia es demasiado ligera, entonces no habrá ninguna razón para que el cuerpo se moldee, desarrolle músculo y  se tonifique.

MITO 2 -El entrenamiento con pesas te hace musculosa, masculina  y rígida:

Debido a que las mujeres no podemos de forma natural producir mucha testosterona (una de las principales hormonas responsables del aumento de masa muscular) en  los hombres que ellos a diferencia de nosotras si producen en gran cantidad, es imposible que una mujer pueda ganar gran tamaño de masa muscular con sólo tocar unas pesas. Lamentablemente, la imagen que primero viene  a tu mente es la de las culturistas profesionales femeninas. La mayoría de estas mujeres, tienen buena genética que aunado a un increíble y admirable trabajo de entrenamiento, les permite ganar músculo con mayor calidad, sin dejar pasar cierto sacrificio en la dieta  y el tiempo necesario en el gimnasio levantando pesas de manera intensa.

Por desgracia también el toque que les va a dar esa muscularidad es que usan esteroides anabólicos (testosterona sintética) junto con otros fármacos con el fin de alcanzar ese alto grado de desarrollo muscular que naturalmente no tendríamos. Créanme cuando digo que toda mujer normal no se parece a este tipo de mujeres ni por accidente. Las mujeres que realizan entrenamiento con pesas sin el uso de esteroides obtienen un cuerpo firme y sin celulitis como ya habrás observado en la mayoría de las figuras del “Fitness” de hoy en día.

Y en cuanto a la rigidez es imposible, pues si se realizan todos los ejercicios a través de su rango completo de movimiento, la flexibilidad aumentará. Los ejercicios como aperturas, peso muerto con las piernas rígidas, y las flexiones con los brazos estira el músculo en todo el rango del movimiento. Por lo tanto, mediante la realización de estos ejercicios correctamente, no te harás para nada rígida sino al contrario, tu capacidad de estiramiento se incrementará.

MITO 3 – Si dejas de entrenar con pesas los músculos se convierten en grasa y se colgarán:

Haber,  músculo y grasa son dos tipos de tejido completamente diferentes. Lo que sucede muchas veces es que cuando la gente decide dejar sus programas de entrenamiento con pesas y a comer desquiciadamente, se empieza a perder músculo debido a la inactividad (o lo usas o lo pierdes) y también comenzarás a llenarte más de tejido adiposo. Por lo tanto los malos hábitos de alimentación combinada con el hecho de que su metabolismo es más bajo debido a la inactividad y con menor grado de masa muscular, puede dar la impresión de que el músculo se está convirtiendo en una piel suelta y grasosa, mientras que en realidad lo que está sucediendo es que el músculo se está perdiendo y la grasa se están acumulando,  por lo tanto termina por cubrirlo. La forma en que un cuerpo se va transformando es por ganar músculo a través del entrenamiento con peso y perdiendo grasa a través de ejercicios aeróbicos (cardio)  y dieta al mismo tiempo. Una vez más, el músculo y la grasa son muy diferentes tipos de tejido. No podemos convertir uno en otro.

Mito 4 – Cuando te ejercitas con pesas, ya  puedes comer  de todo lo que se te antoje:

Ojalá  fuera cierto! Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la verdad. Nuestro metabolismo individual determina la cantidad de calorías que quemamos en reposo y mientras hacemos ejercicio. Si comemos más calorías de las que quemamos de forma consistente, nuestro cuerpo acumulará estas calorías adicionales en forma de grasa, independientemente de la cantidad de ejercicio que hacemos. Este mito pudo haber sido creado por gente que posee un metabolismo acelerado, que no importa lo mucho que coman pues  raramente acumularán exceso de calorías en un solo día. Por lo tanto, su peso o se mantiene estable o disminuye. En fin  no funciona para todos y menos sin actividad física, por lo tantoooo, solo hay que hacer caso a lo que responda nuestro cuerpo y en base al somatotipo físico que poseemos.

Mito 5– El entrenamiento con pesas aumenta el tamaño de tus senos:

Lo siento chicas. Peroooo, los pechos de nosotras las  mujeres están compuestos principalmente de tejido adiposo (graso), por lo tanto, es imposible aumentar el tamaño de los senos, a través del entrenamiento con pesas. Hay una cuestión de hecho, si vas por debajo del 12 por ciento de grasa corporal, el tamaño de los senos disminuirá. El entrenamiento con pesas desarrolla los músculos no el tejido adiposo, por tanto creer que crecerá es un error, la única manera de aumentar su tamaño es por el aumento de grasa o recurriendo a los implantes mamarios.

 

“LO MEJOR QUE PODEMOS HACER POR OTRO NO ES SÓLO COMPARTIR CON ÉL NUESTRAS RIQUEZAS, SINO MOSTRALE LAS SUYAS…” Disraeli, Benjamin

 

Cree en ti, tú puedes

 

Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *