LAS COSAS QUE UNO VE: Por Paty Larrañaga

DESPUÉS DEL SUSTO, LA DESGRACIA

Después de los sustos que nos hemos llevado este mes, los temblores, el terremoto, los huracanes, a nuestro país se le vino encima la desgracia otra vez y no me refiero a los muertos ni a las poblaciones  destruidas que ya es una desgracia mayor, estamos en el peor lugar del mundo referente a los sismos, aquí tiembla y va a seguir temblando, la desgracia es que no estamos preparados para nada, para ningún evento natural de mayores dimensiones.

Fue hasta el 93 que entró en funciones la alerta sísmica que nos da 50 segundos de oportunidad para resguardarnos, desde luego, si el sismo viene por Acapulco porque de otra manera no suena.  Tenemos que optar por una mayor educación en estos casos, porque el 19 de Septiembre de este año muchos se quejaron de que el simulacro que se efectuó por la mañana no fue tomado en serio por la mayoría y desde luego lo que sucedió después fue terrible.

Tener una maleta de emergencia es básico, muchos de los que quedaron atrapados fue precisamente por regresar antes de tiempo por papeles importantes, sin haber checado si la construcción estaba bien si se podía volver a entrar, desafortunadamente los mexicanos somos muy “NO pasa nada” y ya ven que si pasa. Insistir mucho en los chiquitos en buscar el “triángulo de Vida” y también saber quién vive al lado, porque se me hace el colmo que se le pregunte a la gente de un edificio, ¿quiénes son sus vecinos?  Y contesten “ayy yo no sé, yo no me meto en lo que no importa” esto es señal de falta de solidaridad y de falta de una buena convivencia,  tenemos que enseñarnos a vivir en comunidad, respetando.

Muchas enseñanzas traerá esta nueva experiencia, a ver si ahora sí aprendemos y sobre todo además de la educación en casos de supervivencia y el buen convivir, como dijo el escritor Juan Villoro, Los sismos son el  examen de la honestidad de los arquitectos” y de los ingenieros, le agregaría yo, ya que muchos por meterse una “lanita” ocupan elementos y materiales de mala calidad o no aptos para la situación o el lugar y al ver las estructuras caídas se puede observar muchos de los errores de estos personajes que no se ponen a pensar que en sus manos al igual que los médicos, también está la vida de mucha gente o sea, seguimos hablando de corrupción.

Las muestras de solidaridad han sido excepcionales y me llama la atención los calificados como MILLENIANS, jóvenes que pensamos eran unos indolentes, pasivos que no hacen nada sin sus gadgets y se organizaron ayudando de manera muy responsable. Los héroes anónimos han sido miles y se les agradece y se les felicita, en particular me parte el alma y me hace vibrar de emoción, los perros rescatistas que son fenomenales.

Y como soy animalista, desde luego los rescates de perros y gatitos que han sucedido han sido muy emotivos, la mayoría por salir corriendo olvidaron a sus mascotas, pero la verdad no es criticable, ya estando en esa situación es difícil pensar claramente.

No quiero ni pensar en los sentimientos de frustración de la gente que perdió todo y está en la calle, personas que ven su futuro frustrado y que tienen que empezar de cero. ¿Precisamente Miguel Ángel Mancera Jefe de Gobierno de la ciudad, comentó que hace muy poco terminó de darle casa a los damnificados del sismo de 85 y ahora?, ¿tendrá que estar esa gente treinta y tantos años en un refugio como ellos?…Me destroza la muerte de los chiquitos del colegio Rebsamen y tanto desaparecido de los cuales tal vez no volvamos a saber nada…Y les cuento una anécdota personal, desde muy chica aprendí a decir siempre donde andaba, aunque me castigaran, siempre dije donde estuve.

En el sismo del 85 una gran amiga desapareció, no volvimos a saber nada de ella, se imaginarán el trauma de los papás, yo lo viví muy de cerca, pues eran mis vecinos, el dolor era muy grande, sus papás y sus hermanos nunca se recuperaron de este golpe, como quince años después cuando removieron los despojos del hotel Montreal en Tlalpan, ahí la encontraron….Por eso siempre hay que decir dónde andamos, aunque nos pongan una buena regañada y ahora con las maravillas de la tecnología poner la ubicación para que en cualquier momento sepamos donde encontrar a una persona, por ejemplo, precisamente esta semana mi hija tomó un Uber y mi celular me informó que el viaje de ella en Uber había sido finalizado con éxito y esto me dio mucha tranquilidad.

Muchas cosas tendrán que cambiar con esta experiencia, pero sí me encantaría ver que a los que defraudaron con las construcciones de casas y edificios defectuosos los metan a la cárcel. La verdad deseo que todos estén bien y que la reconstrucción sea expedita y honrada, que estemos más unidos, que los dineros tan exagerados que se le han dado al INE y a los partidos sean repartidos de otra manera porque definitivamente no es dinero de ellos es de todos nosotros y podemos decidir a quién se lo damos o no y por mi ojalá y se suspendan las elecciones, mucho gasto y mucha payasada para que al final de cuentas la decisión no la toma la mayoría sino el dedo flamígero, entonces ¿para qué le hacemos al cuento y gastamos tanto?… Oigan a ustedes ¿no les cae gordo ya, que cambias y cambias de canal y puros cocineros???? La semana que entra hablamos de eso…de corazón espero que estén bien ¡¡¡¡¡ Vamos México ¡¡¡¡¡

Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *