El glucógeno y la energía a la hora de ejercitarnos

POR NORMA ANYELIN ORTIZ;

ENTRENADORA PERSONAL FITNESS

Alguna vez te has preguntado de dónde obtenemos la energía a la hora de ejercitarnos  y practicar disciplinas deportivas?

En algunas ocasiones cuando ciertos alumnos principiantes acuden a mí a que les asesore,  casi siempre coinciden en que, lo primero que me preguntan es, porqué al iniciarse en el gimnasio se cansan o fatigan con facilidad durante el entrenamiento. Y vaya que cuando se es principiante aparte de falta de condición,  no están acostumbrados a llevar una correcta alimentación y muchas veces entrenan sin llevar alimento alguno en el estómago y obvio no tienen energía para realizar un buen entrenamiento. Todo deportista  que consume dietas con suficiente cantidad de hidratos de carbono puede  mantener el entrenamiento intenso por periodos más largos de tiempo,  a diferencia de aquellos que consumen dietas pobres en nutrientes. Digamos que les falta lo que sería la gasolina que impulsa al cuerpo y me refiero al glucógeno.

Haber, en primer lugar es necesario saber que el glucógeno es un conjunto de moléculas de glucosa disponibles para generar energía, en otras palabras es una sustancia amorfa (sin forma) y de color blanco  que se encuentra de manera  abundante en el hígado y  en menor porcentaje en los músculos, o sea básicamente el glucógeno muscular alimenta a los músculos y el hepático a la sangre por lo tanto al resto de las partes de nuestro organismo,  pudiendo  transformarse en glucosa cuando el organismo lo requiere.  Y por qué es tan importante saber qué función tiene el glucógeno durante el entrenamiento, pues por la simple razón de que un individuo que no entrena, normalmente tiene alrededor de 400 g de glucógeno almacenado en el hígado y sus músculos, mientras que un atleta entrenado constantemente,  puede ganar  el doble de glucógeno, o sea, ésta es una cantidad de glucógeno suficiente para que dure varias horas  ejercitándose sin  reposo y con suficiente fuerza y energía, durante el ejercicio, el cuerpo convertirá el glucógeno en glucosa, la cual juega un papel importante en la contracción de los músculos y desde luego se convierte en la fuente primaria de combustible para la mayoría de nuestros órganos, como el cerebro por ejemplo, pues el glucógeno hepático, es el que regula la concentración de glucosa en la sangre, por lo que esta glucosa alimenta el cerebro de forma constante, pues sabías que no dispone de reservas y solo puede utilizar glucosa como fuente de energía….Ahora que ya sabemos cómo funciona el glucógeno, también es importante saber comer porque comer comemos todos pero saber qué?… es lo difícil como por ejemplo, Los hidratos de carbono son buenos pero por los que debes inclinarte son los complejos, porque son los que mejor nos sirven como energía por su manera de absorción lenta, o sea lenta digestión y lenta combustión. Ejemplos de ellos son: pan integral, arroz, pasta, camote, papas, legumbres, cereales como la avena, estos  deben ser los alimentos más abundantes en la dieta del deportista, no los hidratos simples que para muchos son más ricos  pero son abundantes en azúcares y grasas saturadas, así que olvídate de ellos que aunque energía te dén  no son buenos para tu organismo.

Por otro lado  también me interesa que sepas el porqué de repente pasa que el glucógeno se agota, bueno si las reservas, de glucógeno no se reponen con los hidratos de carbono de los alimentos o bebidas, estas reservas pueden agotarse. Una vez que esto ocurre, el cuerpo encontrará formas alternativas de crear más glucosa y este proceso se denomina gluconeogénesis, o sea la formación de glucosa a partir de nuevas fuentes. El hígado comenzará a descomponer la grasa y proteína para formar glucosa, que puede entonces ser utilizada para producir energía. Sin embargo, este proceso lleva más tiempo que la glucogenólisis, (que es la degradación del glucógeno), que se lleva a cabo en el tejido hepático y muscular, este proceso se lleva a cabo en estado de ayuno. y se considera, por lo tanto, una forma menos eficiente de producir energía.

Si sucede que después las reservas de glucógeno se han agotado, un atleta puede experimentar los síntomas de la hipoglucemia, que ocurre cuando los niveles de glucosa en la sangre son bajos. Durante la hipoglucemia, una persona puede sentir cansancio extremo y una pérdida casi total de la energía. Cuando esto ocurre, no es raro ver que los atletas sufran un colapso por la fatiga extrema. Los mareos y las alucinaciones también pueden ocurrir bajo estas condiciones así que mucho cuidado…pues esto es la respuesta hormonal a la depleción de glucógeno en un estado de hipoglucemia, el cuerpo comenzará a producir las hormonas catabólicas, como el Cortisol, pues haz de saber que el cortisol provee de glucosa al cerebro, para lo cual destruirá todo  tejido, proteínas musculares y además utilizará ácidos grasos y cerrara la entrada  de estas a los otros tejidos por ello es vital reconocer cuando existe alguna alteración en los niveles de cortisol y tratar de remediarlo a tiempo.

 

Y bueno para concluir hay que aprender que el Organismo Humano es muy sensible a las variaciones de glucosa en sangre (glucemia) y por ello siempre trata de mantener un nivel óptimo y lo más constante posible, pues después de las comidas sube esa glucosa, pero enseguida la hormona insulina se pone a trabajar para reducir el nivel y mantenerlo todo bajo control. Ves que todo tiene que ver con tu alimentación y si deseas tener unos entrenamientos prolongados y con mucha energía,  no descuides  tu dieta y mantén al cien ese glucógeno.

 

“Nuestro cuerpo es  capaz de todo,

Así que nútrelo de energía”

Anyelin Muscle

Compartir
Share

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share