Fuerza Política: Otro Abono a la Historia

Por José Luis Sosa

Otro Abono a la Historia

Se cumplen ya 50 años de la cruel matanza del 2 de octubre de 1968, donde miles de estudiantes se reunieron para realizar un mitin en la Plaza de las Tres Culturas, ubicada en la unidad habitacional de Tlatelolco. El objetivo de la reunión era dar a conocer un pliego petitorio de 6 puntos al gobierno del entonces Presidente de la República, Gustavo Díaz Ordaz. Pero seguramente ni estudiantes ni población civil tenían idea de lo que sucedería, donde murieron injustamente estudiantes y ciudadanos que se encontraban en los alrededores del lugar y muchos otros fueron detenidos injustificadamente, la fuerza del estado y el poder político de un régimen autoritario y antidemocrático, plasmaron en la historia hechos lamentables que no se olvidan y por ende no se pueden repetir nunca más.

Muchos conocemos la versión oficial de lo sucedido, pero muy pocos creemos en ella, en su verdad, más no la de muchas más. Gustavo Días Ordaz en su momento tuvo sus argumentos y justificaciones que no convencieron entonces ni han convencido a las distintas generaciones.

Comentan los enterados, que el simple hecho de ver reunidos a tantos estudiantes inconformes con el régimen, en busca de mejores condiciones en su estatus estudiantil, pero que en realidad no representaban ningún riesgo para el gobierno, el entonces mandatario no lo vislumbró así y lo consideró un riesgo para la estabilidad política y social de su gobierno. Equivocación.

Dos autores, Gustavo Díaz Ordaz entonces Presidente y Luis Echeverria su Secretario de Gobernación quien obscuramente supo ganarse la confianza de su jefe y esto lo llevó a ser el candidato oficial del partido en el poder y como consecuencia el sucesor de Díaz Ordaz, 1970-1976 con su sexenio Echeverrista, con un régimen poco compatible con el crecimiento económico, la estabilidad financiera y de ahí por igual con sus sucesores la inflación, devaluaciones, mayor inseguridad, la realidad que nos ha tocado vivir a la mayoría de los mexicanos, que en las recientes elecciones decidieron optar por él cambio depositando su confianza en Andrés Manuel López Obrador y su cuarta transformación, como una luz de esperanza para dejar atrás tanto abuso de poder, corrupción e injusticia social, entre otros males que han aquejado a la población.

La realidad es que las cosas difícilmente van a cambiar de la noche a la mañana como la gente lo creé, pero no nos queda más que confiar en este nuevo gobierno que se avecina y vislumbrar un mejor porvenir y certeza para cada uno de los mexicanos, la fecha se acerca y esperamos que sea el comienzo de una nueva historia que sí sea la realidad, la versión real de la gran mayoría de los ciudadanos de bien y no sólo la de una minoría de políticos, como ha sido durante décadas de gobiernos priistas.

Alcaldes y Alcaldías

Este 1° de octubre las 16 Delegaciones de la CDMX dejaron de serlo para convertirse en Alcandías, esto de acuerdo como lo dicta la Constitución de la Cuidad de México que entró en vigor a partir del 17 de septiembre, y que trae consigo diversos cambios en los lineamientos para gobernar, Alcaldías con una administración autónoma con decisiones unipersonales que manejarán de manera territorial sus recursos y tendrán atribuciones en: obra pública, desarrollo urbano, protección del medio ambiente, movilidad y gobierno, vía pública, régimen interior y jurídico, espacios públicos, entre otros.

La gestión del alcalde será supervisada por un consejo de entre 10 a 15 personas que lo integran. Con ello se espera mayor rendición de cuentas, transparencia, con mejores resultados en cada región.

Un nuevo modelo de gobierno para la CDMX.

Por su parte, quien será la nueva Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, que tomará protesta y posesión de su cargo el 5 de diciembre, aseguró será muy respetuosa con los alcaldes sin importar el partido por el que se hayan postulado.

En otro orden de ideas, para finalizar esta columna, no debemos olvidar y estar pendientes de su ofrecimiento de eliminar las foto multas y que ciertamente cumpla con lo prometido, y así no perder la fuerza electoral que su partido político Morena en un hecho sin precedente cobró a nivel nacional, y no deben pasar por alto quienes fueron favorecidos con su voto para los distintos cargos de elección popular, que si no cumplen, el pueblo les cobrará la factura en las próximas elecciones, como lo hizo recientemente.

Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *