Fuerza Política Urge Modificación Legislativa Sobre el Robo de Combustibles

Por José Luis Sosa
Fuerza Política
Urge Modificación Legislativa Sobre el Robo de Combustibles
El escabroso tema del “huachicoleo” y de los energéticos en general hoy por hoy se ha convertido en un tópico que marca sistemáticamente la agenda nacional, y es un claro reflejo de la corrupción e impunidad de la delincuencia en sus diferentes niveles y servidores públicos que han formado parte de una muy compleja red de robo a la nación y por ende a todos los mexicanos, quienes tenemos que pagar gasolina, diésel y el gas doméstico que se disparó en casi un 70%, aumentos elevados e injustificados costos, una compleja problemática que el anterior gobierno de Enrique Peña no dimensionó o como se dice coloquialmente, “se hizo de la vista gorda” y no lo solucionó, dejando una compleja problemática al actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador quien hasta el momento ha tomado acciones que han incomodado a muchos ciudadanos, pero que en encuestas realizadas por profesionales, nos dejan ver que cerca de un 65% de la población a nivel nacional si aprueban las medidas realizadas para combatir y acabar con ese delito que actualmente, desafortunadamente no está tipificado como grave.
Las acciones que emprenderá el Gobierno de México incluyen, en primer término, una modificación legislativa: “Se va a convertir en delito grave el robo de combustible y esto significa que no van a tener derecho a fianza. Es muy importante informar, que se tenga conocimiento de que se van a aplicar leyes más severas para estos delitos”.
“En el caso del delito de robo de combustible, incluye a los que extraen y a los que distribuyen el combustible. Cuando tengamos ya la aprobación definitiva de la ley, se las vamos a entregar y vamos a hablar bien sobre estos delitos, básicamente”, señala el Jéfe del Ejecutivo.
Retomando el tema del incremento en los combustibles o el detestable “gasolinazo”, se inventaron vario argumentos o simulaciones, pero la realidad en el aumento fue el llamado (IEPS) Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios, pero seguramente algunos se preguntarán ¿Qué es el IEPS?
Dentro de nuestra cultura financiera tenemos agregados diferentes impuestos, entre ellos el polémico IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios), que, así como el IVA es un impuesto indirecto. Es decir, los contribuyentes del mismo no lo pagan directamente, sino que lo trasladan o cobran a sus clientes, quienes lo ingresan al SAT, por ejemplo: si tienes una empresa de abarrotes y vendes cigarros, dentro de este producto ya va implícito el IEPS, sin embargo tú como contribuyente no haces el pago de este, sino el consumidor final que sería tu cliente, este impuesto que el cliente final pagó, posteriormente es entregado por la empresa al SAT mensualmente, a más tardar el 17 del mes siguiente al que corresponda el pago. Según el Acuerdo 136/2017 se actualizan las cuotas que se especifican en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y son vigentes desde el 1 de enero de 2018. Una herencia más del anterior gobierno.
Como tal este impuesto únicamente es aplicable a cierto tipo de productos por la fabricación y venta o importación de estos, así como a algunos servicios.
Esto lo podemos ver claramente, ya que en la actualidad haciendo la traducción de galones a litros y de dólares a pesos mexicanos, el litro de gasolina en el país vecino, Estados Unidos, está a la venta en un promedio de $10.00 a $11.00 pesos con una ligera variación de centavos, incluso la gasolina de marca PEMEX se vende a muy similar costo en el país vecino, la pregunta es entonces por qué en México (país petrolero) se distribuye al consumidor en un promedio de $20.00 el litro, la respuesta está muy clara.
Eso de la liberación de precios de acuerdo con los costos internacionales fue una falacia, ya que en otros países ciertamente el valor de los combustibles se rige en base a los precios internacionales del petróleo, oferta y demanda, entre otros, entonces, así como puede de momento subir gradualmente su precio, por igual de un día para otra baja realmente, lo que aquí nunca sucede, sólo se incrementa.
El 30 de noviembre de 2018 se dio a conocer que el precio de las gasolinas quedaba oficialmente liberado, lo que se traduce en que tanto productores como distribuidores de gasolina podrían poner el precio que ellos estimaran conveniente a su producto. Que el costo de las gasolinas y el diésel se determinarían en relación con el importe del transporte, almacenamiento, al margen comercial de venta, impuestos y el tipo de cambio.
Otra inconsistencia es la apertura comercial para que firmas extranjeras pudieran vender su gasolina en nuestro país, lo que nos hace creer que al cargar combustible en una de ellas con una excelente atención por parte de su personal, nos dicen que nos están vendiendo gasolina de su marca y que esta es de optima calidad, pero si así fuera que estas gasolinerías expenden su propia marca, entonces ¿Por qué con el desabasto de gasolina al igual que las de PEMEX no tenían producto o escaseaba? Siendo que eso en realidad no tendría que pasar puesto que se supone son independientes y ellas importan sus propios hidrocarburos.

Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *