“RELATOS EXTRATERRESTRES” DESENCUENTRO

Por Apolonio León

Y de pronto nos miramos frente a frente, desviando, así mismo, las miradas; mudos permanecimos, entre estación y estación, acompañando el silencio fatal, de tanta gente, sólo interrumpido por el escándalo estridente de la música, acompasada por los gritos ensordecedores del gordo y chaparro, vendedor de discos; se toparon de nuevo nuestros ojos… Disimulamos.

El cucután de las ruedas de los trenes, para los pasajeros, pasaba desapercibido, y el gusano anaranjado, se empezó a descobijar de la penumbra; el caballo acorralado de la siguiente estación esperaba; permanecimos callados nuevamente, mientras nuestras miradas se decían, no sé qué tanto… Disimulamos.

Se abrieron las puertas para expulsar a unos intrusos, nuestras miradas de nuevo chocaron; yo, temeroso, solté una sonrisa… ella se tapó la comisura se los labios, quizá, para esconder los dientes, descuidando la hermosura de sus ojos; fingimos indiferencia… Las puertas cerraron, para mantener y llevar a los intrusos, a su destino; entro el poeta… Disimulamos.

El bardo, greñudo y flaco, vestido todo de negro, soltó, entre gruñidos y voz:  “Verde Embeleso de la vida humana/ loca Esperanza, frenesí dorado, sueño de los despiertos intrincado, como de sueños, de tesoros vana; alma del mundo, senectud Lozana, decrépito verdor imaginado; el hoy de los dichosos esperado y de los desdichados el mañana: sigan tu sombra en busca de tu día los que, con verdes vidrios por anteojos, todo lo ven pintado a su deseo; que yo, más cuerda en la fortuna mía, tengo entrambas manos ambos ojos y solamente lo que toco veo”; como decía la musa Sor Juana Inés de la Cruz; desviamos entonces las miradas… Disimulamos.

Todos bajamos en la última estación y (Ninguna persona a bordo, se escuchó en el altavoz) ella, como yo, nos despedimos en silencio, entre un torbellino confuso de tantas cosas; nos envolvimos entre las gentes, desapareciendo y extraviando las miradas, para encontrarnos con nuestro destino trazado… Disimulamos.

Compartir

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *